Nuestra Misión

Contribuyendo a un mundo donde cada embarazo sea deseado…cada parto sea sin riesgos…y cada persona joven alcance su pleno desarrollo.

UNFPA— porque cada persona cuenta

Logro de los objetivos de desarrollo

El UNFPA colabora con gobiernos, con otros organismos y con entidades de la sociedad civil para promover su misión. Sus acciones se orientan por dos marcos: el Programa de Acción aprobado en 1994 en la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo y los Objetivos de Desarrollo del Milenio, conjunto de ocho metas con plazos definidos cuyo propósito es reducir la pobreza extrema para 2015. Dado que se aproximan rápidamente las fechas para alcanzar esos conjuntos de objetivos interconectados y las metas conexas, se han realizado considerables esfuerzos a fin de analizar qué ha dado buenos resultados, qué ha reactivado el apoyo y qué ha conducido a intensificar los esfuerzos.

Tres esferas básicas de focalización

Las tres esferas básicas de nuestra labor—salud reproductiva, igualdad entre los géneros y estrategias de población y desarrollo—están inextricablemente vinculadas entre sí. La dinámica de población, inclusive las tasas de crecimiento, la estructura de edades, las tasas de fecundidad y mortalidad, la migración y otras cuestiones, influyen sobre cada uno de los aspectos de desarrollo humano, social y económico. La salud reproductiva y el empoderamiento de la mujer afectan y son afectados poderosamente por las tendencias de la población.

Estrategias de población y desarrollo

El hecho de que la población mundial llegue a 7.000 millones de habitantes en 2011 (en comparación con 2.500 millones en 1950) tiene profundas implicaciones para el desarrollo. Es preciso que los gobiernos estén en condiciones de recopilar suficiente información acerca de la dinámica y las tendencias de la población a fin de crear y aplicar políticas racionales y generar la necesaria voluntad política para abordar apropiadamente las necesidades, tanto actuales como futuras. El UNFPA apoya a los gobiernos en cada uno de los aspectos de esta tarea, inclusive la realización de censos, encuestas e investigaciones y análisis sobre población y desarrollo. Las tendencias de población se centran principalmente en cuestiones de migración, envejecimiento, cambio climático y urbanización. La campaña Acciones 7.000 Millones que impulsan el UNFPA y sus asociados es un intento de involucrar a las personas de todos los grupos sociales y todos los lugares del mundo en aquellas cuestiones.

Salud sexual y reproductiva

El UNFPA, colaborando con una amplia gama de asociados, ayuda a los gobiernos a ofrecer servicios de salud sexual y reproductiva a lo largo de todo el ciclo de vida de la mujer. Las esferas de asistencia son:

  • Planificación voluntaria de la familia
  • Atención prenatal, parto en condiciones de seguridad y atención posnatal
  • Prevención del aborto y atención de sus consecuencias
  • Tratamiento de las infecciones del aparato reproductor
  • Prevención, cuidado y tratamiento de las infecciones de transmisión sexual, inclusive el VIH
  • Información, educación y asesoramiento, según sea apropiado, sobre sexualidad humana y salud reproductiva
  • Prevención de la violencia contra la mujer, atención de las sobrevivientes de violencia y acciones de otros tipos para eliminar las prácticas tradicionales nocivas
  • Remisión a establecimientos de salud apropiados para completar los diagnósticos y el tratamiento en los casos precedentemente indicados.

El ODM5 relativo a mejorar la salud materna es una prioridad fundamental para el UNFPA y el objetivo cuya consecución está más retrasada. Al respecto, las iniciativas principales abarcan: el Fondo Temático para la Salud Materna, la Campaña para eliminar la fístula y numerosas asociaciones. La importancia del acceso universal a la salud reproductiva queda subrayada por el hecho de que en 2005, la comunidad internacional lo agregó como meta de los ODM.

El acceso a la atención de la salud reproductiva también exige lo que el UNFPA denomina seguridad de los suministros de salud reproductiva, la posibilidad de todas las personas de obtener los suministros de salud reproductiva que escojan, que sean costeables y de buena calidad, cuandoquiera que los necesiten. Este es el objetivo del Programa Mundial de Seguridad de los Suministros de Salud Reproductiva, que impulsa el UNFPA. La ampliación del acceso a los servicios de salud reproductiva también depende de contar con parteras y otros agentes de atención de la salud cualificados.

Planificación de la familia

En todo el mundo hay unos 215 millones de mujeres que aspirarían a evitar o aplazar un embarazo, pero carecen de acceso a anticonceptivos eficaces. Si se respondiera a la necesidad insatisfecha de métodos modernos de planificación de la familia en el mundo en desarrollo, se reduciría la cantidad de embarazos no deseados, desde 75 millones hasta 22 millones. El UNFPA propugna el derecho de todas las personas a decidir voluntariamente la cantidad de sus hijos y el momento de tenerlos. Apoya programas a fin de mejorar el acceso y el costo de servicios de planificación de la familia que ofrecen una amplia variedad de opciones, reflejan altas normas de calidad, son sensibles a las condiciones culturales, proporcionan suficiente información acerca de su utilización y responden a las demás necesidades de las mujeres en materia de salud reproductiva.

Igualdad entre los géneros y empoderamiento de la mujer

La importancia de la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de la mujer para el progreso del desarrollo queda subrayada por el hecho de que esta cuestión fue seleccionada como uno de los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio. La igualdad entre los géneros no solamente es un objetivo en sí misma, sino que además impulsa a todos los demás ODM y está vinculada estrechamente y conectada específicamente con los objetivos para mejorar la salud materna y del recién nacido y reducir la propagación del VIH.

El marco para cuestiones de género, del UNFPA, incorpora cuatro enlaces estratégicos que abordan factores de importancia crítica subyacentes a las desigualdades y la conculcación de los derechos: educación de las niñas, empoderamiento económico de la mujer, participación política de la mujer y equilibrio entre las funciones reproductiva y productiva.

El Fondo se esfuerza por ampliar la visibilidad de las cuestiones de género y promueve reformas jurídicas y normativas y la recopilación de datos sensibles a las cuestiones de género. Trata de eliminar la violencia por motivos de género, inclusive las prácticas perjudiciales para las mujeres, como el matrimonio en la infancia y la mutilación/corte genital femenino, así como la selección prenatal en función del sexo. Además, el UNFPA crea conciencia acerca de los aspectos fuertes propios de la mujer y sus vulnerabilidades y necesidades, en relación con diversas cuestiones, entre ellas emergencias humanitarias, cambio climático y migraciones. El UNFPA reconoce los derechos, las perspectivas y la influencia de los hombres y los niños varones y trata de involucrarlos en las acciones encaminadas a promover la igualdad entre los géneros y mejorar la salud reproductiva.

Cuestiones transversales

Promover y proteger los derechos humanos fundamentales, incluidos los derechos reproductivos, son aspectos medulares en todas las actividades del UNFPA. Esa es una de las razones por las cuales el Fondo asigna prioridad a llegar a quienes tienen mayores necesidades, debido o bien a la pobreza, o a la marginación, a las emergencias, a la edad, al sexo, al grupo étnico o a su estado de salud.

Enfoques con sensibilidad cultural y basados en los derechos humanos

Un decidido hincapié en los derechos humanos, incluidos los derechos reproductivos, de cada mujer y cada hombre es fundamental para toda la labor del UNFPA y su modalidad de trabajo. Para promover y proteger los derechos humanos, incluidos los derechos reproductivos de las mujeres y los hombres, se requiere una considerable fluidez cultural, debido a que el UNFPA trabaja en una de las esferas más delicadas e íntimas de la existencia humana, que incluye la sexualidad y las relaciones entre los géneros, además de las cuestiones de población. A partir de 2002, el UNFPA ha procurado la integración de enfoques con sensibilidad cultural en las actividades programáticas. Con estos fines, ha colaborado estrechamente con comunidades y con agentes de cambio locales, entre ellos líderes religiosos y organizaciones confesionales.

Apoyo a los adolescentes y los jóvenes

Aproximadamente la cuarta parte de la población mundial está constituida por personas de entre 10 y 24 años de edad. El UNFPA promueve y protege los derechos de esta importante generación de jóvenes, particularmente las niñas adolescentes, y trata de propiciar un mundo donde las niñas y los niños varones tengan oportunidades óptimas de desarrollar plenamente su potencial, expresarse libremente y lograr que se respeten sus opiniones, así como vivir libres de VIH, pobreza, discriminación y violencia.

Entre las "cuatro claves" que propone el UNFPA para abrir oportunidades a los jóvenes figuran: incorporar las cuestiones de la juventud en las estrategias nacionales de desarrollo y reducción de la pobreza; ampliar el acceso a la educación sobre salud sexual y reproductiva con sensibilidad a las cuestiones de género, que aliente el desarrollo de aptitudes para la vida; promover la provisión de un conjunto esencial de servicios y productos de salud para los jóvenes; y alentar el liderazgo y la participación de los jóvenes.

Respuesta a la epidemia de SIDA

La contribución del UNFPA a la respuesta mundial al SIDA está conformada por su mandato relativo a reducir la pobreza, eliminar la desigualdad entre los géneros y asegurar el acceso universal a la salud sexual y reproductiva. Como copatrocinador del programa ONUSIDA y de conformidad con la división del trabajo dentro del ONUSIDA, el UNFPA focaliza sus respuestas en la prevención de la transmisión del VIH entre los jóvenes, las mujeres y los grupos marginados, inclusive en el marco del trabajo en la industria del sexo. El UNFPA apoya la programación integral del suministro de condones masculinos y femeninos y propugna la vinculación e integración de políticas, programas y servicios atinentes a la salud sexual y reproductiva y al VIH. El UNFPA asegura que los servicios de planificación de la familia y salud materna satisfagan las necesidades de las mujeres que viven con el VIH, lo cual incluye intervenciones para prevenir la transmisión de la madre al hijo y apoyo a la detección voluntaria del VIH y el asesoramiento psicosocial.

El UNFPA también trabaja en múltiples ámbitos, inclusive en situaciones humanitarias y posteriores a conflictos, con miras a eliminar la violencia por motivos de género y prevenir la propagación del VIH.

Asistencia en emergencias

En tiempos de disturbios, aumentan pronunciadamente los casos de defunción relacionada con el embarazo y de violencia sexual. Con frecuencia, no se dispone de servicios de salud reproductiva ni de atención obstétrica. Los jóvenes pasan a ser más vulnerables a la infección con el VIH y la explotación sexual. Con demasiada frecuencia, durante las emergencias humanitarias no se atienden debidamente las necesidades especiales de las mujeres y los jóvenes.

Dentro de la respuesta interinstitucional coordinada en casos de desastre, el UNFPA asume el liderazgo en cuanto a proporcionar suministros y servicios que protejan la salud reproductiva, haciendo hincapié en las necesidades especiales y las vulnerabilidades de las mujeres y los jóvenes. Ambos grupos pueden figurar de manera prominente en la restauración de la paz y la reconstrucción de las comunidades.

El UNFPA apoya diversas actividades de recopilación de datos, entre ellas censos que aporten información detallada con fines de planificación y evaluaciones preliminares rápidas de la salud que posibiliten un socorro apropiado, efectivo y eficiente. El Fondo también brinda asistencia a las comunidades afectadas cuando van superando las crisis agudas y van llegando a la etapa de reconstrucción.

Cómo trabajamos

El UNFPA colabora con gobiernos, junto con otros organismos de las Naciones Unidas y con comunidades, con organizaciones no gubernamentales, entre ellos fundaciones, y con entidades del sector privado, a fin de crear conciencia y movilizar el apoyo y los recursos necesarios para dar cumplimiento a su misión. El Fondo está plenamente comprometido a lograr que el sistema de las Naciones Unidas sea más efectivo y coherente y esté mejor coordinado, de modo de obrar "Unidos en la acción", lo cual es esencial en el proceso de reforma de las Naciones Unidas en curso.

A partir de 2007, el UNFPA descentralizó sus operaciones para transformarse en un copartícipe más centrado sobre el terreno, más eficiente y más estratégico, en la cooperación con los países a cuyo servicio está. Con estos fines, estableció cinco oficinas regionales y seis oficinas subregionales sobre el terreno, que contribuyen a coordinar las tareas en unos 150 países, zonas y territorios, por conducto de una red de oficinas en 129 países.

Las contribuciones de los donantes al UNFPA y los ingresos por otros conceptos alcanzaron en 2010 un total sin precedentes de 870 millones de dólares, en comparación con el total de 783 millones de dólares correspondiente al año anterior. Hubo 21 donantes cuyas respectivas contribuciones excedieron la suma de un millón de dólares; y la contribución de los Países Bajos—el mayor donante al UNFPA en 2010—ascendió a más de 119 millones de dólares.