UNFPA - United Nations Population Found

Estado de la población mundial 2010

go to UNFPA.org

Estado de la Población Mundial 2010: indicadores seleccionados

Focalización en la salud reproductiva

Cada año, el informe Estado de la Población Mundial proporciona datos o “indicadores” sobre los progresos y las dificultades en la puesta en práctica de los diversos aspectos del Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (CIPD) e indica los cambios demográficos de orden nacional,
regional y mundial.

En esta edición de 2010 del informe se incluye por primera vez un análisis de indicadores seleccionados, haciendo especial hincapié este año en la salud reproductiva.

El objetivo de acceso universal a la salud reproductiva, elemento central del Programa de Acción de la CIPD, fue reafirmado como prioridad de desarrollo cuando se adoptó en 2007 como meta para su inclusión en el Objetivo de Desarrollo del Milenio 5. El progreso hacia el acceso universal a los servicios de salud reproductiva se mide utilizando datos sobre tasas de natalidad en la adolescencia, prevalencia del uso de anticonceptivos, necesidad insatisfecha de planificación de la familia y acceso a la atención prenatal.

El acceso universal a los servicios de salud reproductiva es un elemento de importancia crítica de un “conjunto de servicios sin solución de continuidad” que, a su vez, arroja beneficios en otras esferas. Cuando las mujeres y las niñas tienen facultades para decidir por sí mismas si quedar o no embarazadas y cuándo hacerlo, es mucho más probable que tengan embarazos saludables y que soliciten atención prenatal. Es más probable que sus hijitos sobrevivan la lactancia y la primera infancia. Las niñas cuyas madres sobreviven tienen más probabilidades de continuar su educación y, a su vez, tienen menos probabilidades de contraer matrimonio precoz y más probabilidades de aplazar los embarazos hasta después de cumplir 20 años, con lo cual reducen su riesgo de morir por causas relativas al embarazo y el parto. Pero pese a las crecientes pruebas de tales vínculos positivos, el progreso hacia el acceso universal a los servicios de salud reproductiva sigue tropezando con grandes dificultades.

Los cuadros en las páginas a continuación muestran los indicadores demográficos, sociales y económicos seleccionados, que, en su conjunto, contribuyen a una información integral sobre el progreso hacia las prioridades de desarrollo definidas en el Programa de Acción de la CIPD y hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Los indicadores relativos a la CIPD que figuran en el presente informe siguen la pista al progreso hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio relativos a la educación y la salud. Esos indicadores también ilustran aspectos de la serie de servicios sin solución de continuidad para la salud reproductiva, la salud materna, la salud del recién nacido y la salud del niño. Entre los indicadores de salud figuran la mortalidad maternoinfantil, la prevalencia del uso de anticonceptivos, las tasas de VIH/SIDA y las tasas de natalidad de las adolescentes. Los indicadores adicionales en esa serie sin solución de continuidad de servicios de atención, incluida la disponibilidad de atención del parto por personal calificado, se incluyen en el segundo conjunto de cuadros, donde se presentan diversos indicadores demográficos.

Los cuadros a continuación colocan los indicadores del acceso a servicios de salud reproductiva dentro de un panorama más integral de las tendencias demográficas, las condiciones de vida, el acceso a los recursos y otros factores conexos a la ampliación de los medios de acción de la mujer, su acceso a la educación y su acceso a los servicios de salud. Al presentar los datos de esta manera se obtiene un amplio panorama de los factores que conforman la calidad de la vida de mujeres y hombres. Esos cuadros también ofrecen información acerca de la riqueza nacional, el nivel educacional y el nivel de urbanización: tres cuestiones que tienen sustancial gravitación sobre el acceso a la salud reproductiva.

Los datos no están desagregados por características socioeconómicas dentro de un mismo país, pero algunos factores, como el nivel de educación, el nivel de riqueza y el lugar de residencia (urbana/rural) acusan sustanciales disparidades.

Cuando se consideran dentro del marco de otras características sociodemográficas, los datos relativos a la CIPD muestran que aun cuando en los últimos decenios han disminuido las tasas de natalidad de las adolescentes y ha aumentado el uso de anticonceptivos, se ha hecho más lento el progreso hacia el acceso universal a los servicios de salud reproductiva.

A menudo, el acceso de la mujer a los servicios de salud reproductiva se correlaciona con el nivel relativo de su condición social y económica. Incluso en muchos países en que ha sido lento el progreso hacia el acceso universal a los servicios de salud reproductiva, se han observado sustanciales adelantos entre las mujeres que tienen una condición social y económica relativamente más alta. En algunos de esos países, como Madagascar, hubo un progreso sustancial en los últimos 10 años, pero el ritmo del progreso ha variado y los mayores adelantos corresponden a los grupos en situación más privilegiada. En el mismo período, en muchos otros países, como aquellos donde es baja la tasa de prevalencia del uso de anticonceptivos y es alta la de necesidad insatisfecha de planificación de la familia, las mujeres de hogares en posición económica más holgada, las mujeres con educación secundaria o superior y las mujeres residentes en zonas urbanas tienen muchas menos probabilidades de quedar embarazadas, muchas más de utilizar anticonceptivos y muchas menos de tener necesidad insatisfecha de anticonceptivos que sus homólogas que carecen de educación, tienen limitados recursos financieros en su hogar o viven en zonas rurales.

Las sustanciales disparidades entre las mujeres en mejor posición económica y las más pobres, entre las mejor educadas y las menos educadas, y entre las que viven en zonas urbanas y las que residen en zonas rurales pueden observarse a nivel tanto regional como nacional y dentro de los países y las regiones. La importancia del desarrollo económico se pone más de manifiesto cuando los datos a nivel nacional se agrupan en función del desarrollo económico. Por ejemplo, las tasas de natalidad en la adolescencia son muy altas en los países menos adelantados, con un promedio de 103 alumbramientos por cada 1.000 mujeres de entre 15 y 19 años de edad; esta proporción es más de cinco veces superior al promedio de los países más desarrollados, donde la tasa de natalidad en la adolescencia es de 21 alumbramientos por cada 1.000 mujeres en la misma cohorte de edades. Dentro de las regiones en desarrollo, esas disparidades suelen ampliarse hasta los niveles de subregiones y países individuales. Por ejemplo, en las subregiones africanas hay tasas de natalidad en la adolescencia que van desde 32 en el África septentrional hasta 167 en el África central. Entre las subregiones que constituyen África al sur del Sahara, hay grandes diferencias: la tasa de natalidad en la adolescencia para el África meridional es 62, mientras las zonas oriental, intermedia y occidental de África tienen tasas superiores a 110. La prevalencia general del uso de anticonceptivos y, en particular, la utilización de métodos anticonceptivos modernos, varía ampliamente y sigue siendo baja en gran parte del mundo. En función del ingreso, la tasa de utilización de métodos modernos va desde 22% en los países menos adelantados del mundo hasta 55% en los países en desarrollo y 58% en los países más desarrollados. A nivel regional, las tasas de prevalencia del uso de métodos anticonceptivos modernos va desde 23% en África hasta 64% en América Latina y el Caribe.

Los datos actuales sobre tasas de natalidad en la adolescencia y prevalencia del uso de anticonceptivos reflejan persistentes disparidades entre distintas regiones, cuando se las define o bien por su riqueza relativa, o bien por su nivel de desarrollo, o bien por las condiciones geográficas. A escala mundial, va en aumento el número de mujeres que están utilizando anticonceptivos y cada año es menor el número de adolescentes que dan a luz. Pero, a partir del año 2000, la tasa de progreso en general ha disminuido. Mientras tanto, también se han hecho más lentas las declinaciones en las tasas de natalidad de las adolescentes y  en muchos países, especialmente los menos adelantados, tal vez las tasas hayan aumentado levemente. En lo concerniente a la prevalencia del uso de anticonceptivos, las tasas correspondientes a los países menos adelantados permanecen en un nivel relativamente bajo: 28% para el uso de cualquier método y 22% para el uso de métodos anticonceptivos modernos. Esas tasas son muy inferiores a las reinantes en los países más desarrollados, donde un 68% de las mujeres utilizan uno de varios métodos anticonceptivos y un 58%, métodos modernos; y los países en desarrollo, donde un 61% de las mujeres utilizan diversos métodos y un 55% de ellas utilizan métodos modernos.

Cuando los países se agrupan por regiones, también varían las tasas. Por ejemplo, en Europa, que tiene la más baja tasa de natalidad en la adolescencia —17 alumbramientos por cada 1.000 niñas de entre 15 y 19 años de edad— mientras que en África, la tasa es 103. Los promedios regionales indican disparidades mundiales en el uso de anticonceptivos y en las tasas de natalidad en la adolescencia, pero también pueden ocultar sustanciales disparidades en el acceso a servicios de salud reproductiva dentro de una misma región. Por ejemplo, dentro de África, hay inmensas variaciones en los datos correspondientes a las subregiones: en África al sur del Sahara, el África meridional tiene, con mucho, la más baja tasa de natalidad en la adolescencia —61 por 1.000 niñas— y la más alta prevalencia del uso de anticonceptivos, 59% para todos los métodos y 58% para los métodos modernos. En cambio, el resto de las subregiones en África al sur del Sahara tienen tasas de natalidad en la adolescencia muy superiores a 100 por cada 1.000 niñas y sus tasas de prevalencia del uso de anticonceptivos son 26% o menores. La más alta tasa de natalidad en la adolescencia está en el África central, con 167 por cada 1.000 niñas, mientras que su tasa de prevalencia del uso de anticonceptivos es 19% para todos los métodos y solamente 7% para los métodos modernos.

El conjunto de indicadores presentados en este informe ilustra una importante gama de factores relacionados tanto directa como indirectamente con el progreso hacia el acceso universal a la salud reproductiva, los cuales se combinan para proporcionar un importante panorama del progreso hacia el bienestar general, tanto de las mujeres como de los hombres, incluido su acceso a los recursos y a los servicios de salud y educación. Si bien es importante no llegar a conclusiones apresuradas, puesto que individualmente los indicadores no reflejan causa y efecto, estos datos se basan en sustanciales pruebas de fuertes vínculos entre características sociodemográficas y acceso de las mujeres a los servicios de salud reproductiva. Esos vínculos, combinados con la mayor lentitud general del progreso, subrayan la persistencia de las inequidades que es necesario superar para lograr el acceso universal a la salud reproductiva.


Indicadores seleccionados:
Seguimiento de las metas de la CIPD

Descargar PDF
Indicadores demográficos, sociales
y económicos

Descargar PDF

+ Notas de los cuadros de indicadores